“Toda la oscuridad parece viva”. Una revisión del documental “The Nightmare” de Rodney Ascher.

LA PESADILLA

Si bien la idea de ver un documental sobre la parálisis del sueño no parece tan emocionante, Rodney Ascher tiene la capacidad de capturar el momento de horror de cada víctima y de alguna manera darle vida al espectador en su nueva película, “The Nightmare”.

Ahora, los documentales de terror tienden a convertirse en mocumentarios, a menudo falsificando películas de terror clásicas, sin embargo, este no es el caso. “The Nightmare” se concentra en 8 personas distintas, hombres y mujeres de todos los ámbitos de la vida, en todo el mundo, que sufren episodios similares del fenómeno conocido como parálisis del sueño.

Si bien la mayoría de las películas de terror de hoy en día son pura magia cinematográfica, estos son temas REALES, estas son sus vidas REALES, encuentros REALES, experiencias REALES.

THENIGHTMARE_SCREENSHOT_001

Cada entrevistado comparte varios episodios a lo largo de la película y, mientras la víctima comparte su historia, la película va y viene de las recreaciones. Estas recreaciones en sí mismas son aterradoras, y está muy claro desde el primer episodio que Ascher no quiere que te sientas cómodo en ningún momento durante la película. Esto se siente de inmediato, ya que una cámara en movimiento nunca te permite captar o comprender el mundo en el que viven las víctimas. Esto crea un entorno perfecto para cualquier película de terror, pero funciona particularmente bien aquí porque cada víctima tiene un episodio diferente y cada uno es simplemente tan importante como el siguiente.

Si bien cada episodio es diferente, todos tienen un enemigo común, la “entidad” a la que se hace referencia a lo largo de la película como “The Shadowmen”. Los Shadowmen ayudan a impulsar la historia como la principal némesis de las víctimas y la entidad misma se convierte en lo que todos amamos temer en las películas de terror.

THENIGHTMARE_SCREENSHOT_002

La película va tan lejos como para vincular y hacer referencia a algunos clásicos de culto como “Pesadilla en Elm Street”, “Insidious” y otras películas paranormales.

Acompañado por una hermosa iluminación de películas de terror, sombras oscuras y una banda sonora que se parece inquietantemente a la partitura utilizada en el documental anterior de Ascher, “Room 237”, los fanáticos del terror no deben perderse este documental único en su clase.

Instalaciones de “The Nightmare”

Documentales que todo fanático del terror debería ver