Revisión: Segundo lugar en la carrera espacial, Rusia ahora compite por la corona de la película alienígena con SPUTNIK

“Sputnik” es una palabra que significa, más prominentemente, dos cosas: varias naves espaciales soviéticas que comenzaron con el primer satélite artificial en orbitar la Tierra, y el origen de la palabra del ruso que significa “compañero” o “compañero de viaje”. Este es un título que encaja perfectamente con el primer largometraje del director Egor Abramenko, la película de terror de ciencia ficción. Sputnik, sobre dos cosmonautas enviados a la órbita en pleno apogeo de la Guerra Fría, que regresan a la Tierra con un tercer pasajero.

Ambientada en un momento de incertidumbre y en un estado al borde del colapso, la película comienza con el final de una misión espacial en 1983. El comandante Konstantin (Pyotr Fyodorov) y el copiloto Kirill (Aleksey Demidov) están ejecutando su descenso cuando Son golpeados por turbulencias inesperadas y cortes de energía. Al mirar a través de las pequeñas ventanas circulares de su cápsula, se dan cuenta de que no están solos en la oscuridad. La película luego pasa al rellano y al transeúnte que encuentra a los dos cosmonautas, ambos heridos y ensangrentados, pareciendo cercanos a la muerte.

Tras este descubrimiento, la película presenta un nuevo personaje, Tatyana (Oksana Akinshina). Ella es una doctora en neuropsiquiatría bajo investigación por algunas prácticas cuestionables. Son estas prácticas las que llaman la atención del coronel Semiradov (Fyodor Bondarchuk), quien dirige un instituto de investigación que ahora alberga a los héroes astrales que regresaron. Semiradov busca su ayuda con un paciente, específicamente Konstantin, a quien el médico del instituto, Rigel (Anton Vasiliev), está luchando para llegar a un diagnóstico de una curiosa condición que sufre desde que regresó a la Tierra. Pronto se le revela a Tatyana que la fuente de la enfermedad de Konstantin, que al principio ella erróneamente determina como trastorno de estrés postraumático, es una especie alienígena que vive dentro de él. No puede recordar nada de lo que sucedió antes de su aterrizaje, y la nueva misión presentada en la película se convierte en tratar de averiguar qué ocurrió durante el incidente en el espacio y aprender todo lo que puedan sobre el “compañero” que trajo consigo.

El extraterrestre se siente como un personaje principal de alguna manera, ya que se le dedica mucho tiempo. Sputnik presenta su propio diseño alienígena único que, aunque no es tan aterrador como un xenomorfo (Extraterrestre franquicia) o tan masivo como un heptápodo (Llegada), aún logra crear terror, especialmente en momentos de intensos encuentros cercanos acompañados de una partitura llena de suspenso y auge de Oleg Karpachev. Un extraterrestre traído a la Tierra o encontrado en la Tierra es una narrativa que ya hemos visto en películas como La cosa o La vida, y lo que termina siendo aún más aterrador en esta nueva película de ciencia ficción es la horrible experimentación y el secreto gubernamental en esta instalación aislada donde se desarrolla la película.

Los elementos de terror están presentes con algo de acción de alto riesgo hacia el final, pero la película se siente más como un drama procedimental de ciencia ficción. Esto no es nada malo, ya que la investigación sobre esta especie alienígena y cómo es simbiótica con Konstantin nunca se vuelve aburrida. Pero hay debilidad que encontrar en el guión de Oleg Malovichko y Andrei Zolotarev. Hay algunos sucesos que nunca se explican con más detalle y, a pesar de querer averiguar qué sucedió en el espacio, en su mayoría se deja a la imaginación de la audiencia. Y sin revelar spoilers, hay un giro extraño al final que te deja rascándote la cabeza, proporcionando una historia de fondo innecesaria para un personaje mientras quita la emoción de una parte muy importante de la de otro.

A pesar de las fallas en su guión, los elementos técnicos y de construcción del mundo son sólidos. El diseño de producción de Mariya Slavina y los lugares de rodaje en Moscú llevan consigo una auténtica atmósfera soviética: atención a los detalles y la construcción que recuerda a la de HBO. Chernobyl—Y el diseño de vestuario de Uliana Polianskay es fiel a su tiempo y lugar, incluso creando réplicas de trajes espaciales de la época. El elenco es bastante bueno en todos los ámbitos, siendo Akinshina y Fyodorov los más destacados. Ambos son estoicos y serios en sus roles, rara vez ofrecen una sonrisa, y Fyodorov obtiene el papel más emotivo mientras lucha por dejar de lado la creencia de que los eventos de la película son un castigo por sus pecados.

Egor Abramenko puede no haber ganado la corona de Mejor Película de Alien con Sputnik, pero demuestra que los directores prometedores del país se muestran prometedores a la hora de abordar este género, cuya biblioteca nacional es bastante pequeña. La película no se siente muy original, pero su escenario y la dudosa moralidad de su época crean una narrativa que no se arrastra. Tiene una premisa que se ha explorado muchas veces antes, pero sigue siendo interesante y contiene un mensaje que puede que nunca sea cierto: los hombres pueden ser tan monstruosos como los propios monstruos.

Puntuación de la película: 3/5