Repasando los clásicos: Los locos (1973)

Repasando los clásicos: Los locos (1973)

Hazmat Monsters Storm The Dryden: una revisión de la proyección del Dryden Theatre del clásico de culto de George Romero “The Crazies” (1973)

“El hombre está armado con astucia y coraje, que, indomable por la justicia, pervertirá de la manera más perversa y se convertirá a la vez en el más impío y feroz de los monstruos” -Aristóteles

Recientemente, a raíz del fallecimiento de George A. Romero, tuve el privilegio de asistir a un puñado de proyecciones realizadas por The Dryden Theatre y The George Eastman Museum, una maravillosa institución ubicada en mi ciudad natal de Rochester, NY. La segunda de las tres proyecciones de homenaje al padre del zombi moderno (y posiblemente la película de terror moderna), a la que asistí, contó con Los locos (1973), cuarta película de Romero.

En Los locos (1973) un virus llamado “Trixie” se libera accidentalmente en el suministro de agua de un pequeño pueblo de Estados Unidos. Este virus, creado por científicos que trabajan para el ejército, deja a la gente “loca” o muerta. Este virus es un arma biológica, cuyo antídoto es desconocido incluso para sus creadores, y es altamente contagioso.

Seguimos a un equipo irregular de personas, a saber, una pareja que está esperando un hijo, un padre y su hija, y un amigo del futuro padre, mientras intentan escapar de los soldados vestidos de blanco con máscaras de gas que han puesto en cuarentena su ciudad y están utilizando todos y cada uno de los medios necesarios para mantener contenido el virus (que sus superiores encargaron).

Esto significa matar y acorralar como ganado a los infectados y a los que muestran una resistencia (no infundada). Esto también significa guardar en el bolsillo los objetos de valor de aquellos a quienes han puesto en cuarentena o asesinado, apoderarse de sus hogares y, en última instancia, despojarlos de cualquier derecho que estas personas daban por sentado, viviendo en Estados Unidos, la tierra de los “libres”.

Si no puede decirlo, esta película es un comentario sobre muchas cosas, sobre todo, como se señaló en la excelente introducción dada antes de la película, Nixon, la guerra de Vietnam y la militarización.

Los locos (1973) apesta, como Agente Naranja, a la sensibilidad de Romero como cineasta y como persona en el mundo. Como la impresión que se muestra en la proyección, no es perfecta, especialmente cuando se compara con decir Noche de los muertos vivientes (1968), su mayor logro, pero aún así vale la pena echarle un vistazo y reflexionar después.

Me lo pasé muy bien en esta proyección y tuve la suerte, después de que terminó, de conocer al hombre que presentó Noche de los muertos vivientes (1968) unas semanas antes y que presentará el cribado de Caballeros (1981), última película de la serie homenaje a George A. Romero de The Dryden Theatre (que se proyectará el 29 de noviembre).

Como siempre, si alguna vez está en la ciudad, visite The Dryden Theatre y las maravillosas películas que proyectan. Un agradecimiento especial a The Dryden y al Museo George Eastman por permitirme ver una película tan maravillosa y rara vez apreciada en el canon de George A. Romero.