Reel Review: Scary Stories (Documental, 2019)

Reel Review: Scary Stories (Documental, 2019)

“Scary Stories” es un documental imprescindible sobre los amados y controvertidos libros de Alvin Schwartz que ayudaron a dar forma a una generación de futuros fanáticos del terror.

“Había una anciana toda piel y huesos …”

Los lectores son, y siempre serán, habitantes de las bibliotecas, y ahí es donde tiene lugar este viaje en particular para tantos fanáticos de “Historias de miedo para contar en la oscuridad” (1981).

Particularmente en décadas pasadas, las bibliotecas fueron sin duda un punto de primer contacto con las obras del autor Alvin Schwartz. Llenos de novelas, publicaciones periódicas y otros medios, estos lugares fueron sin duda el terreno de juego por excelencia para los niños pequeños antes de la saturación de Internet en esta época digitalizada.

Este artículo no es un desprecio o una bofetada a los medios electrónicos, lo cual es maravilloso a su manera. Pero hay algo mágico en los confusos rincones de la mente de los niños y niñas que tuvieron la suerte de crecer antes de la llegada de Internet y los teléfonos inteligentes.

Historias de miedo

Tener que utilizar materiales de referencia voluminosos, tangibles y encuadernados en cuero como la Enciclopedia Británica para informes académicos requeridos a menudo empañaba el encanto de tales salones sagrados para algunos estudiantes, por no hablar del Sistema Decimal Dewey. Dewey, ¿podrías haber hecho que encontrar un libro fuera más improbable matemáticamente? No obstante, las bibliotecas fueron para muchos como un buen amigo que pasó sus años de formación junto al ávido lector. Las bibliotecas eran puertas de entrada al escapismo. La serie de libros para niños “Historias de miedo” de Alvin Schwartz fue, y sigue siendo, parte de ese mundo.

Fue en esos pasillos abarrotados de bibliotecas repletas de fascinantes lomos duros y de color de bolsillo, repletos del rico aroma de páginas marrones desgastadas y, a menudo, quebradizas y quebradizas, donde se acumularon las obras de Alvin Schwartz.

Los libros de Schwartz eran los que los prepúberes estudiaban en soledad o, al menos, con un ojo astutamente haciendo guardia y constantemente en busca de adultos entrometidos. Imagínese lo tabú que debió haber sido para los padres cuando descubrieron que sus hijos leían libros de terror para niños. Schwartz dio a muchos jóvenes su primera prueba de lo macabro con sus “Historias de miedo para contar en la oscuridad”. Pero no fue la idea de rebelión lo que cautivó a los lectores potenciales. No, fue simplemente amor a primera vista, en gran parte gracias a las memorables ilustraciones que acompañan al texto.

Si está familiarizado con el Sr. Schwartz, ya se dará cuenta de que es esencialmente el Norman Rockwell de la narración infantil. Sus cuentos son una mezcla satisfactoria de inocencia infantil y folklore espantoso. Si no está al tanto de los logros literarios de Schwartz, el cineasta Cody Meirick lo tiene cubierto con su excelente documental en profundidad. Historias de miedo (2019).

Historias de miedo es una carta de amor a la ingeniosa prosa de Schwartz que abarca casi 60 títulos durante sus 30 años de carrera.

Según el documental, que es rico en información desviada sobre la vida personal y profesional de Schwartz, se han vendido más de siete millones de copias de “Historias de miedo para contar en la oscuridad”. También tiene la distinción de ocupar el primer lugar en la lista de libros más prohibidos en la década de 1990.

El documental presenta imágenes de archivo y nuevas entrevistas con Sandy Vanderburg, quien en realidad lideró la prohibición de libros en Kirkland, Washington contra las tres obras más famosas de Schwartz: “Historias de miedo para contar en la oscuridad”, “Más historias de miedo para contar en la oscuridad”. (1984) y “Historias de miedo 3: Más historias para enfriar los huesos” (1991).

Los segmentos del documental que presentan a Vanderburg se destacan porque impregnan la larga batalla librada entre los fanáticos del terror y aquellos que descartan el valor artístico de la narración de terror. Lo que este último, Vandenburg, no se da cuenta es que la controversia a menudo ayuda a la forma de arte, a cualquier forma de arte. El cliché de la mala publicidad es mejor que la falta de publicidad es un hecho de larga data. Por lo tanto, Vanderburg, sin darse cuenta, ayuda a promover “Historias de miedo para contar en la oscuridad” y sus secuelas gracias a su objeción a ese arte.

“Alvin estaba encantado con la publicidad que recibió de la prohibición de sus libros en algunos lugares”, Barbara Schwartz, esposa de Alvin Schwartz, dice en el documental. “Simplemente pensó que era maravilloso”.

Durante una de las discusiones modernas entre Vandenburg y el hijo de Schwartz, Peter, que aparece cerca del final del documental, la Sra. Vandenburg explica que no estaba tratando de prohibir los libros en todas partes. Más bien, le preocupaba que los títulos de “Historias de miedo” estuvieran disponibles para los niños de primaria.

Esta interacción entre Schwartz y Vandenburg permite al público vislumbrar la experiencia que Meirick posee incluso como cineasta novato.

Entretejidas a lo largo del documental están las historias tanto del intento de censura de Vandenburg de la serie “Scary Stories” como de la tensa relación de Peter con su padre. Meirick estructura estas narrativas de tal manera que Peter y Vandenburg luchan más allá de sus respectivos conflictos para llegar a un clímax narrativo con los dos participantes del documental yuxtapuestos. Y bajo una luz muy alentadora, Schwartz y Vandenburg tienen una charla amistosa y afectuosa tanto sobre la controversia de la censura como sobre el propio Alvin Schwartz.

La narración es tan importante incluso en los documentales, y Meirick realmente muestra sus habilidades aquí.

En términos de ejecución como cineasta, Meirick también es capaz de realizar la tarea. Uno de sus mejores momentos como artesano cinematográfico llega cuando presenta la idea de que los niños aman el terror a través de imágenes en lugar de diálogos. Los espectadores verán un antiguo comercial de cereales Count Chocula (Larry Kenney personificando a Bela Lugosi) y Franken Berry (Bob McFadden personificando a Boris Karloff) seguido de un comercial de televisión de Creepy Crawlers: Thingmaker II (1978).

Estos anuncios mostraban de manera consecutiva una imagen muy específica que alude no solo a la fascinación de los niños por las historias de terror, sino a cómo las empresas de publicidad de la época eran muy conscientes del mercado y lo explotaban.

Una vez más, esta técnica de realización cinematográfica avanzada utilizada por Meirick es de primera categoría. Demuestra su conocimiento y habilidad para “mostrar” algo en la pantalla, y ese es el propósito de las películas, en lugar de decirle a los espectadores con palabras (superpuestas o diálogos). Estos anuncios cuentan la historia visualmente: excelente realización de películas.

Historias de miedo presenta entrevistas con algunos artistas menos conocidos, incluidos Sarah Benkin, Chris Larsen y Adam Selzer (Los fantasmas de Chicago: los lugares más famosos de la ciudad del viento, La guía de Smart Aleck para la historia estadounidense). Su comentario colectivo sobre el impacto del trabajo de Schwartz es interesante e incluso revelador.

Pero la esencia del éxito del documental está en su apogeo con las discusiones destacadas de la familia de Schwartz, particularmente su hijo.

“En realidad, no vivió para ver la mayor parte de su éxito”. Peter dijo de su padre.

Pero incluso la descendencia del Sr. Schwartz no se vendió por los logros más lucrativos de su padre.

“Ninguno de ellos era realmente un libro que yo mismo hubiera leído”. Peter continuó mientras repasaba fotos y recuerdos de su padre.

El Historias de miedo El equipo de documentales también visita al aclamado autor RL Stine de la fama de “Goosebumps”, que agrega una apariencia aún más estimada de profesionalismo al documental de Meirick.

“La gente me llama Stephen King para los niños” Stine dice en el documental. “Y, de hecho, estoy muy halagado por eso”. Stine también recordó haber conocido a King en los premios Edgar Allan Poe.

“Steve, sabes, una vez me llamaron sostén de entrenamiento para ti. Y él dijo, ‘sí, lo sé’ ”. Stine recuerda.

Las animaciones en blanco y negro que aparecen a lo largo del documental, que recuerdan las ilustraciones maravillosamente espeluznantes de Stephen Gammell, son creadas por el talentoso Shane Hunt. El trabajo de Hunt es rico, arrollador y diabólicamente decadente. Su obra de arte no solo se siente como un homenaje a Gammell, sino que trasciende el típico fan art con el que te puedes encontrar en Instagram, otras redes sociales o sitios web independientes.

Historias de miedo

La caza es un verdadero mérito para Historias de miedoy asegúrese de buscar su próxima campaña de Kickstarter “Historias de miedo: un tributo al terror” a finales de este año.

El documental claramente dedica gran parte de su tiempo de ejecución de 85 minutos a la influencia que tuvo “Scary Stories in the Dark” en una variedad de diferentes artistas (escultores, fotógrafos, ilustradores, pintores y tatuadores, por nombrar algunos).

Pero el Historias de miedo El documental está en su mejor momento cuando la película se centra en las entrevistas y los hechos específicos del autor Alvin Schwartz.

Uno de los únicos momentos notables de debilidad ocurre con las secuencias parecidas a un docudrama de una joven, también conocida como la Narradora (Katy Nielsen), contando a los Niños Oyentes (Mia Moore y Amelia Resendiz) historias de miedo. Estos parecen artificiales, fuera de lugar y probablemente deberían haber sido cortados con fines de estimulación. Afortunadamente, estos segmentos solo aparecen un par de veces cerca del punto medio del documental.

Nielsen, Moore y Resendiz hacen un buen trabajo como actores, pero las escenas se sienten como un relleno directo, estructuralmente, que no hace nada para expandir la narración o el mérito artístico del proyecto.

En conclusión, Historias de miedo es una maravillosa adición al creciente número de documentales centrados en el género de terror, independientemente de los medios de comunicación, que incluyen ¡Eres tan genial Brewster! La historia de la noche del susto (2016), Crystal Lake Memories: la historia completa del viernes 13 (2013) y Nunca vuelvas a dormir: el legado de Elm Street (2010).

“Historias de miedo para contar en la oscuridad” es literatura infantil clásica, al igual que las secuelas, y el documental de Meirick muestra un amor devoto y conocimiento de los cuentos maravillosamente escritos de Schwartz. El examen de la censura en lo que a literatura se refiere está a la vanguardia, y el documental vincula maravillosamente ese tema con las apasionadas entrevistas.

Quizás lo más conmovedor es la exploración de la relación de distancia entre el difunto Alvin Schwartz y su hijo Peter, que resonará en muchos espectadores. No te pierdas este documental imprescindible. Y asegúrese de leer los libros de Schwartz, si no ha tenido el placer. Siguen siendo relevantes y absolutamente agradables para todos los grupos de edad.

Recomendación: ¡Imprescindible!

Scary Stories debutó en cines selectos el 26 de abril a través de Wild Eye Releasing y estará disponible en VOD a partir del 7 de mayo. Se espera un lanzamiento en DVD el 16 de julio.