Ghost in the Graveyard

Fundido a negro: Fantasma en el cementerio (2019)

Bien ejecutada y representada, la eficaz historia sobrenatural “Ghost in the Graveyard” supera sus limitaciones de formas elegantes y visualmente deslumbrantes.

El guionista y director Charlie Comparetto cuenta una historia de fantasmas pasada de moda en su bien hecho Fantasma en el cementerio, una película de terror y suspenso que supera su menor presupuesto y las limitaciones del guión con un efecto impresionante.

El cuento tiene lugar en un pequeño pueblo llamado Mt. Moriah, donde, hace años, una joven llamada Martha murió en un accidente que involucraba un divertido juego infantil. Ahora, como se anticipó, Martha ha regresado para perseguir y vengarse de quienes presenciaron su muerte hace mucho tiempo.

Si bien esta configuración es bastante genérica y habla de la previsibilidad de la película, la dirección segura de Comparetto, las sólidas actuaciones de los protagonistas Kelli Berglund y Olivia Larsen, y la cinematografía fluida de Przemyslaw Reut contribuyen a una película que es inquietantemente desconcertante y entretenida.

Berglund interpreta a Sally Sullivan, una adolescente que ha regresado al monte. Moriah después de recibir tratamiento por sus propios problemas psicológicos. Se reúne con su padre, interpretado por Jake Busey, e intenta congraciarse con la vida de la escuela secundaria, haciendo nuevos amigos y descubriendo un interés amoroso en el camino (en una nota al margen, algunos de los momentos más dramáticos y de suspenso de la película vienen durante las secuencias del aula, durante las cuales Sally es enseñada por una monja espeluznante y tiene alucinaciones aterradoras).

En un giro interesante, Sally primero experimenta un gran conflicto con la matona Zoe (interpretada por Larsen), pero finalmente los dos deben unir fuerzas para enfrentarse a la entidad sobrenatural que ha venido a causar estragos en la ciudad. Una vez más, aunque las secuencias que siguen rara vez ofrecen sorpresas, todas las actuaciones son fuertes y realistas, con Busey interpretando el papel del padre protector y Berglund teniendo que abordar una serie de emociones discordantes cuando la película alcanza su clímax.

Para una película con “cementerio” en su título, uno esperaría que el escenario principal fuera capturado de manera efectiva por los realizadores y, de hecho, este es uno de los puntos fuertes de la película.

Muchas películas “paranormales” que operan con un presupuesto modesto tienden a emplear escenarios que son económicos y mundanos. Fantasma en el cementerio toma el camino opuesto, ya que las escenas se desarrollan en diversos escenarios que complementan genuinamente las situaciones en las que se encuentran los personajes.

En particular, el cementerio, con sus sombras amenazantes y niebla azotada por el viento, captura el miedo y el pánico que sienten los personajes en el momento del accidente de Martha. Más tarde, debido al trabajo de cámara estelar de Reut, el cementerio continúa apareciendo en la película de varias maneras efectivas.

Otra ventaja es el guión de Comparetto. Si bien el diálogo no es necesariamente fascinante, tampoco es desagradable. Los personajes hablan y actúan como personas normales y corrientes, incluso en momentos de conflicto y crisis.

GHOST IN THE GRAVEYARD de Charlie Comparetto no es realmente una película de miedo, ni la trama es tan original. Sin embargo, un equipo talentoso armó este proyecto y el resultado final es un verdadero triunfo para todos los involucrados. La atmósfera en toda la imagen es tensa y llena de suspenso, mientras que la caracterización es consistente e inteligente. En última instancia, la película será un reloj satisfactorio para los fanáticos de las historias de fantasmas, las leyendas urbanas y los juegos infantiles espeluznantes.

La película tendrá su estreno mundial en Los Ángeles en Dances With Films (DWF) el 22 de junio. Recomendamos buscar esta mientras recorre el circuito de festivales de cine. ¡Véalo si puede!