EL VIAJE DEL DOCTOR A LAS PELÍCULAS DE HAMMER # 93: FRANKENSTEIN DEBE SER DESTRUIDO [1969]

Frankenstein debe ser destruido (1969)Dirigida por: Terence Fisher Escrita por Anthony Nelson Keys, Bert Batt Protagonizada por Freddie Jones, Peter Cushing, Simon Ward, Veronica Carlson

Reino Unido

DISPONIBLE EN DVD

TIEMPO DE EJECUCIÓN: 101 minutos

REVISADO POR: Dr. Lenera, crítico oficial de HCF

El barón Victor Frankenstein obtiene un cerebro para su próximo experimento, pero un ladrón lo sorprende cuando regresa a su laboratorio y asegura una pelea. El barón destruye la mayor parte de las pruebas y sigue su camino, obteniendo una habitación en una pensión dirigida por Anna, cuyo prometido Karl es médico en el manicomio local donde el Dr. Brandt, un ex colaborador científico del barón, que ha perdido a su mente, ahora reside. Después de descubrir que la prometida de Anna ha estado robando narcóticos para ayudar a su madre enferma, Frankenstein los chantajea para que lo ayuden a secuestrar al ahora loco Dr. Brandt para que pueda operar su cerebro y curarlo, lo que permite que el barón obtenga su conocimiento de trasplante de cerebro….

Aunque creo que personalmente prefieror Frankenstein creó a la mujer, Estoy aún más convencido que nunca de que Frankenstein debe ser destruido es la mejor de las imágenes de Hammer Frankenstein después de verla de nuevo anoche, y una película que pertenece al top ten del estudio a pesar de ser curiosamente más barata que el producto habitual de Hammmer. Está dirigida por Terence Fisher con gran parte del ritmo. [despite being Hammer’s longest horror film it doesn’t feel like it] y estilo que ayudó a llevar a El diablo cabalga, y contiene algunas piezas tremendas. Y tiene un guión bastante reflexivo, pero también lleno de incidentes, lo que hace que sea una gran vergüenza que Bert Batt, un hombre descrito por nada menos que John Huston como: “Uno de los dos primeros asistentes de dirección más importantes del mundo”, solo escribió el guión de esta película y nada más. Quizás la razón por la que no es tan querido por los fanáticos del terror de la vieja escuela como tal vez debería ser es que se concentra tanto en Frankenstein que el Monstruo queda relegado al resultado de un trasplante de cerebro, y está muy minimalizado para que Frankenstein es el verdadero Monstruo, y también es un bastardo total y absoluto en esta película. También es un trabajo muy nihilista, con la mayoría de los personajes principales, incluidos el joven héroe y la heroína, muertos al final. El bien difícilmente triunfa sobre el mal aquí: las películas de Frankenstein fueron generalmente menos cortadas y secas, y esta termina en una especie de estancamiento con ambos lados virtualmente eliminados. La película lleva muchos de los temas de esta franquicia hasta donde pueden llegar, razón por la cual los dos últimos episodios parecen tan redundantes. Pero me estoy adelantando.

Anthony Hinds comenzó a escribir esto en 1967 inmediatamente después Frankenstein creó a la mujer, pero luego se desvió al producir deberes en la serie de televisión respaldada por Estados Unidos de Hammer Viaje a lo desconocido Series de Televisión. Batt y el productor Anthony Nelson Keys luego escribieron un tratamiento totalmente nuevo ignorando todo el material de Hinds, que Batt luego convirtió en un guión, aunque luego agregó los personajes del inspector Frisch y Geoffrey Balydon durante el rodaje. Disparo en Elstree y en Stanmore Hall [Frankenstein’s hiding place towards the end] y el campo circundante [and doesn’t it almost seem wrong not to have Black Park in there somewhere?], la producción se retrasó debido a las nevadas, lo que provocó errores de continuidad y requirió algunas nuevas filmaciones, lo que provocó que la película se excediera del presupuesto. Cuando supuestamente se completó el rodaje, el director del estudio Hammer, James Carreras, posiblemente apoyado por los coproductores y distribuidores estadounidenses Warner Bros y Seven-Arts, pensó que la película necesitaba más sexo, entonces, ¿qué hizo? – ordenó que se agregara una escena de violación en la que Frankenstein ataca a Anna, que Fisher, Peter Cushing y la coprotagonista Veronica Carlson filmaron con gran desgana, Fisher saliendo del set tan pronto como se realizó la última toma. De manera bastante divertida, la escena no se incluyó en el lanzamiento de EE. UU. De todos modos, aunque permaneció en el Reino Unido, el BBFC solo requirió el acortamiento de un par de tomas y efectos de sonido de la secuencia del trasplante de cerebro. Frankenstein debe ser destruido solo tuvo un éxito moderado en la taquilla, prueba de que en su mayor parte las películas de Hammer sobre Drácula tendían a ser más populares que sus Frankenstein.

Los primeros siete u ocho minutos podrían ser los mejores de cualquier película de Hammer. Un hombre juega un Tercer hombre-cítara estilo cítara en una calle mientras alguien, su rostro no se muestra, balancea una hoz a otro hombre que está a punto de entrar en su casa, salpicando sangre por toda la pared. El asesino regresa a su casa y sorprende a un ladrón que ya se arrepintió de irrumpir en el laboratorio de Frankenstein, sobresaltado por un cuerpo parado en un contenedor. La puntuación típicamente experta de James Bernard aumenta el efecto del corte entre el ladrón y Tú sabes quién, la tensión aumenta hasta que una figura monstruosa ataca al ladrón, lo que resulta en una pelea bastante atlética que destruye la mitad del laboratorio hasta que el ladrón huye y la máscara del monstruo es estafado, revelando el rostro de Frankenstein y diciéndote que él será el verdadero monstruo en esta historia. No le toma mucho tiempo mudarse a una pensión y chantajear al dueño y a su prometida para que lo ayuden en sus actividades. El secuestro de Brandt del asilo está lleno de suspenso, aunque se remata más tarde cuando la policía está registrando la pensión, Fisher, con la ayuda, por supuesto, de Bernard, asegurándose de que las cosas alcancen niveles casi hitchcockianos, y al maestro del suspenso le hubiera encantado. ¡tanto el horror como el humor muy oscuro de una tubería de agua reventada al desenterrar un cuerpo recientemente enterrado en el jardín por Frankenstein!

Tengo sentimientos encontrados sobre la violación, que es bastante breve, filmada en primer plano, y más horrorosa porque el digno Cushing es el perpetrador. Se siente bastante metido allí y luego los personajes reaccionan como si no hubiera sucedido, mientras que Frankenstein ni siquiera se ha interesado en el sexo opuesto desde 1957. La maldición de frankenstein. Por otro lado, lo convierte en una figura del mal que se suma al poder del personaje y de la película. El inspector Frisch, impaciente y antipático y olfateador de rapé que está tras el rastro de Frankenstein, quizás el mejor papel de Hammer de Thorley Walters, proporciona un poco de humor en otros lugares, aunque el actor claramente sufre un fuerte resfriado en todo momento. Pero, en general, este es un asunto deprimente, incluso cruel. Uno siente mucho por el personaje de Ella Brand: está acosada a lo largo de la película por los acontecimientos. Cuando reconoce a Frankenstein como el hombre que muy bien pudo haber vuelto loco a su esposo y visita la pensión donde acaba de darle un nuevo cuerpo, Frankenstein actúa con amabilidad, le permite verlo y ella experimenta una pequeña cantidad de alegría en sus reacciones a sus preguntas, pero tan pronto como ella se va, él se prepara para irse con él. Desafortunadamente, ni Frisch ni Ella aparecen en el carrete final, lo cual es decepcionante, aunque esto está casi compensado por el ritmo de la acción y un final que recuerda a Mary Shelley, el ‘Monstruo’ que lleva a su ‘creador’ a una casa en llamas en tal vez el mejor manejado de las conflagraciones climáticas de Hammer.

El nivel de sangre es bastante bajo: el trasplante [Brandt’s brain is dying, so it has to be put another body before it can be cured] cortando gran parte de los detalles, aunque hay una naturaleza deliberadamente insensible en parte de la violencia. Frankenstein apuñalando a Anna fue un verdadero shock cuando vi la película por primera vez: las hermosas heroínas de Hammer no murieron. Quizás el momento más conmovedor del estudio es cuando Brandt, en el cuerpo del otro hombre, visita a Ella y le habla desde detrás de una pantalla porque no quiere que ella lo vea. Cuando finalmente lo hace, el sentimentalismo se evita por completo y no hay una “reunión” adecuada: no puede soportar verlo y nadie se burlará de ella. Esta película existe en un mundo duro un poco diferente de la calidez habitual de Hammer. Chantajista, asesino, violador, lo que sea: Frankenstein es un hombre que, tal vez a través de años de fracaso, ha perdido por completo su humanidad. [he doesn’t even smile, he sneers –look at the moment when Simon kills and he knows he’s now got him totally in his power] y, sin embargo, hay momentos en los que este diabólico antihéroe es bastante genial, como cuando recuerda a cuatro ignorantes huéspedes del hotel el valor del progreso: “Si el hombre no hubiera sido dado a la invención y la experimentación, entonces esta noche, señor, habría cenado en una cueva, habría esparcido los huesos por el suelo y luego se habría limpiado los dedos en una capa de piel de animal; de hecho, su las solapas se ven algo grasosas “. A Cushing se le dan algunas líneas geniales para entregar y siempre se nota perfecto, lo que ayuda a convertir a un villano al que odias pero que no puedes evitar admirar en un individuo complejo y torturado que aún está convencido de que todas sus acciones son para el bien mayor.

Este fue el último Hammer que diseñó Bernard Robinson, y en realidad algunos de los decorados exteriores son menos convincentes de lo normal, mientras que la mayor parte de la película tiene un aspecto gris deliberadamente frío. Fisher parece tener el control total, usando su técnica de acercamiento lento varias veces e incluso empleando un poco de trabajo de cámara manual en varias ocasiones, inusualmente para un director como él. Carlson básicamente interpreta a María de Drácula ha resucitado de la tumba de nuevo, y después de Cushing, es Freddie Jones quien es más memorable, sobre todo cuando se despierta y ve su nuevo rostro en el espejo. Jones transmite totalmente el horror de la situación sin diálogo. La partitura de Bernard, basada en gran parte en uno de esos temas que musicalmente dicen el título de la película, aumenta constantemente la tensión, a menudo basándose en esa simple progresión de dos notas que el Mandíbulas El tema consistió en gran parte, aunque también hay algo de música de lucha maravillosamente fuerte. General, Frankenstein debe ser destruido No es una película tan fácil de gustar debido a su naturaleza cruel, pero tiene una ferocidad, una inteligencia, incluso una relevancia, que la convierte quizás en una de las mejores películas de Hammer para ser presentada como prueba contra la acusación de que el El estudio tendía a hacer tonterías anticuadas, divertidas y descuidadas.

Clasificación: ★★★★★★★★½☆